Thursday, May 10, 2007

Ser animal.

***********************
Donde hay hombre, hay animal; y quien busca al hombre encuentra al animal. Sentir el hueco en el estómago y correr desesperado a llenarlo: comer, comer, comer; rascarse, espulgarse, ayuntarse, hurgarse los hoyos de la nariz. Todo artificio se destruye, el alma se aploma en nuestro cuerpo y el animal combate con sus mejores armas el vestigio espiritual que nunca se concreta; canto con esa misma boca que mastica y revuelve la comida de hoy, escucho la más etérea música con esos oídos llenos de cerilla, veo los paisajes más dilatados con los resquicios que dejan las legañas; somos olores, sudores, secreciones íntimas y fétidas

**************************
Los placeres del cuerpo siempre han sido superiores a los del pensamiento. La carne que late viva, los jugos espesos de la sensualidad, tomar un fruto y chuparlo con fuerza, tallar un muslo sudoroso, siempre será una victoria más heroica que la previsión de cualquier idea. “Sin pensar toque esa maravilla”, “fascinado por sus colores”, “sobrecogido por la suavidad de aquella piel”, son palabras sabias; nunca he escuchado a alguien decir: “todo mi cuerpo temblaba al comprobar los cuarenta y dos problemas del logos creativo de Eúclides” o “cada vez que sumo el cuadrado de los catetos y es proporcional a la hipotenusa, mi manos hierven y se me pone el cuero de gallina”.

******************************
Soy animal, orino; soy animal, rasgo; soy animal, muerdo; soy animal, lamo; soy animal, huelo; soy animal, oteo; soy animal, arranco; soy animal, picoteo; soy animal, gruño; soy animal, devoro; soy animal, penetro…

******************************
Animal. Ánima. Animado. Vivo. Eso soy, un alma nunca muerta.

*****************************
Una larga cadena de pensamientos, una ardua reflexión que nos embosca con sus mil recovecos: “Si pienso entonces existo” dijo el filósofo; pero de todos es sabido que quien piensa deja de existir; su cuerpo se distrae en la nube de su reflexión y la carne se ablanda como si fuera agua; el que piensa está muerto, nada lo sostiene en el mundo; por explicarse lo que ve, deja de ver; por razonar lo que siente, el sentido se pierde; y momentáneamente desaparece de sí mismo.

*********************************
Hay quien dice que el artista encuentra su placer al pensar su creación; nada más falso. El único placer del artista, el verdadero gozo, es tocar, escuchar, ver su obra, detenerse en la textura, el color, el golpe metálico, el instrumento pulsado; y qué es esto sino sentido, el artista obtiene su placer cuando siente lo que hace, nunca cuando lo piensa.

****************************
El pensar es una consecuencia del sentir. “Pienso entonces siento”. El pensamiento es la más baja manifestación de los sentidos.

*******************************
El toro que hunde una y otra vez el pitón en la carne sangrante del matador vestido de luces, está más vivo que todos los filósofos.

1 comment:

David V. E. said...

En la madre! mi almost teacher. Vaya que este es un escrito similar a un delicado gancho al hígado. Nada más cierto que el sentido fluir de nuestra sangre exaltada cuando algún suceso externo nos viene a tocar la puerta en donde no creíamos que había puerta. Supongo que tendría que escribir más ante semejante piedra de luna. Mas lo cierto es que llegué tarde y ya traigo sueñito. Un día con más calmita vuelvo a su sitio. No cabe duda, hicieron bien al entregarle ese premio.

Por cierto, este lugar, su casa en la red, luce un tanto deshabitado y frío, supongo que debe de ser por su temprana edad.

Saludos entrañables poeta.

Síguenos en tumblr.com

V Festival Internacional Poesía Granada 2009